domingo, 1 de enero de 2017

Adios a Brayan



Conocí a Brayan hace tal vez cuatro años, era un muchacho trigueño, alegre, despistado, voluntarioso, orgulloso, con una sonrisa ganadora y muy   Nunca supe realmente cuantos años tenía, mencionó muchos números varios de ellos abiertamente engañosos, creo que era su forma de decir que no quería que lo supiera. Vivía cerca de mi casa, con su tía y otros parientes, su padre... nunca fue mencionado y su madre vivía en la costa, en un pueblo perdido en el mapa de este país del sagrado corazón.

Era un chico hermoso, tenía un buen lejos.... es decir, esa aureola que permite ver en el muchacho al hombre guapo que será.  Era consciente de su homosexualidad, lo tenía muy claro y a veces era demasiado explícito en sus expresiones. Varias veces lo encontré con sus múltiples perfiles en facebook buscando lo que no se le había perdido.  Otras fue directo con la expresión de sus deseos por mi pero por regla personal, siempre lo mantuve lejos. Charlamos varias veces, la mayoría por fb unas escasas de manera personal; tenía la absurda costumbre de generar conflicto cuando se le cuestionaba o solo se le preguntaba por algunas de sus decisiones, pero por otro lado, consultaba todo .... creo que era una pelea interna entre su búsqueda de padre y la natural rebeldía frente a la autoridad del adolescente.

En todo caso era un muchacho promedio, no muy brillante, estudiaba en colegio estatal, no consumía drogas pero el alcohol no le era ajeno, cuidaba mucho de su apariencia personal pero los menguados ingresos de su familia hacían que su gusto por la ropa de marca y los accesorios chocaran con una vivienda en mal estado, una comida baja en proteína y largas jornadas de trabajo de los parientes que lo tenían a cargo.


Un día, después de una charladiscusiónvirtualrounddecariño como era acostumbrado, desapareció y no supe mas de él por unos tres meses.  La casa donde vivía tenía el aviso de "se arrienda". Supuse que el y su familia habían retornado a la costa. 

Reapareció como se fue, sin avisar; con otro perfil pero con su estilo pendenciero y retador de siempre para escribir. Me alegró mucho saber de él, Charlamos de sus proyectos, de sus estudios, de su futuro. No lo tenía muy claro pero algo se iba formando, sin embargo un detalle me alertó. Me dijo que estaba viviendo con "su pareja"y que el lo apoyaba en todo con su trabajo. Durante la charla me enteré que la "pareja" era un hombre de algo mas de 40 años. Según mis cuentas Brayan/Daniel (nombre que acostumbraba usar en fb con múltiples apellidos) no superaba los 16. Le pregunté que cuanto llevaban ... me respondió que dos semanas ... y ya estaban viviendo juntos! De inmediato caí, tal vez con poco acierto, a hacerle caer en cuenta que eso no era una relación, que solo lo estaban usando hasta que llegara carne mas fresca y que además era el colmo que su "novio" lo había retirado del colegio.  De inmediato, me mandó para la mismísima...... y desapareció como era su costumbre.

Hace unos 6 meses apareció un saludo muy sugestivo de un chico sumamente guapo en grindr. Estaba cerca a mi casa pero algo en él se me hacía familiar. Luego de una charla subida de tono, el se puso a reir y me dijo que era mi exvecino. Woow estaba hecho un hombre! Cuerpo de gym, rostro angelical y formas de adulto.  Por el camino me contó que había viajado mucho, que había conocido la costa, Medellín, Panamá, y otros lugares...gracias a su trabajo. El chico se estaba vendiendo. procuré ser menos moralista, para no perder el contacto. Le dije que no estaba de acuerdo pero que entendía y que lo mas importante era que se cuidara y que no dejara de lado sus estudios, que continuara con ellos ya que la prostitución era una carrera sumamente corta. Agradeció y seguimos charlando esporádicamente siempre con detalles parecidos pero el cada vez mas metido en el mundo del sexo pagado.

Anoche, 31 de diciembre de 2016, un gran amigo me envió su acostumbrado mensaje de año nuevo y luego.... otro mensaje. Que buscara información de Brayan en internet; tenía datos de problemas de salud serios.  Imaginé lo de costumbre VIH.... pero no. El chico estaba muerto. 

En su afán de cumplir los deseos de sus clientes, recurrió a un lugar sin licencia y con personal no calificado para inyectarse biopolímeros en sus glúteos.  El químico se regó por sus arterias, deformó sus piernas y cadera, le causó dolor e infección durante un mes hasta que falleció en un hospital de la ciudad. 

Sentí que le fallamos todos: Yo no fui lo suficientemente enfático para hacerle recapacitar sobre sus opciones de vida. Su familia lo dejó crecer sin controles, silvestre como la yerba. La escuela no fue un lugar atractivo o protector para él. El ICBF permitió que siendo menor vendiera su cuerpo. Sus "parejas" solo lo vieron como el sabor del mes. Quienes lo usaron no tuvieron en cuenta que era un chico pequeño, apenas aprendiendo a vivir. Y por último, el desgraciado que lo inyectó, solo se lucró de las ansias de un muchacho, inexperto y ansioso por lucir mas bonito, mas atractivo...como dictan los cánones comerciales.

Paz en su tumba.

No hay comentarios:

Y si al final del camino la vida no te encuentra triunfante, que por lo menos te encuentre luchando!