viernes, 6 de junio de 2008

Que hubiera pasado si....

Podía tomar cita desde las 8:00 AM pero mi temor era tan fuerte que no reuní fuerzas sino hasta las 2:30 PM para ir. Debía tomar un bus que tardaba casi una hora hasta su destino. No pude dormir en medio del trancón y el apestoso olor que se concentra en el transporte urbano cuando la gente se sube a mares para evitar mojarse. Me sentía incomodo, asustado, no podía dejar de juguetear nerviosamente con el denario que llevaba en mi mano y que mecánicamente tomé esta mañana después de meses de haber estado quieto en mi escritorio. El aire entraba con dificultad en mis pulmones, se me hacia pesada el alma y me dolía la mirada. La buseta hacia un recorrido por parajes que habité en otro tiempo y me parecía como si mi vida se estuviese mostrando ante mis ojos.

Me baje en la 68 con 68; la tarde me recibió con un gélido aliento. Faltaban aun un par de cuadras que recorrer hasta enfrentar a mi destino, pero esa distancia se hacia enorme y penosa... tantos días y yo siempre mis semanas... Después de evitar que me atropellara un carro, llegué a ese edificio blanco que albergaba el sobre que definiría mi vida. Me acerqué a la ventanilla donde el funcionario me sonrió con amabilidad, me preguntó mis datos y me indicó que subiera que me llamarían en el segundo piso.

De nuevo la espera. Cuando estamos en una salita existen todo tipo de rostros: miradas de esperanza, de miedo, de resignación, de aburrimiento, de alegría, de dolor, de vacuidad y por supuesto la mía que eran todas juntas y ninguna. Llegó el personaje que me había atendido primero con un par de papeles y el sobre en sus manos, habló con el encargado y me hicieron seguir de primero. Me pidieron que me sentara, me preguntaron que como me encontraba y sacaron del escritorio el formulario que había entregado el día de la prueba. Una vez el doctor cerró la puerta y con un rostro inexpresivo me dijo: "Su prueba ha salido positiva, Sr.......... eso quiere decir que es portador de VIH" Por un instante el mundo se congeló, todo parecía estar ahí pero en una dimensión distinta, las voces sonaban como ecos lejanos, las miradas daban vueltas en mi cabeza, era como tener visión de 360 grados y sentir que mi vida se había detenido... o acabado en ese instante. Sus labios tenían un movimiento inaudible o que al menos mi entendimiento se negaba a procesar, solo sabia que tenia que enfrentar la realidad, pero y ahora que?... cual era el paso a seguir?

Eran tantas cosas: Contarle a mi familia, por sinceridad, como siempre pero de pasada hundirla bajo el peso del estigma social de tener un hijo "con eso". Me imagine el rostro de mi madre llorando en el silencio de su cuarto pero sacando su mejor sonrisa para darme animo cuando ella creyera que si la estaba viendo. Mis amigos... cuantos de ellos serían leales, cuantos me saludarían con distancia. Como echaría de menos el compartir una mantecada a mordiscos o el pedir un sorbito de gaseosa. Mis ex parejas.... como diablos le dices a alguien que amaste, que quisiste o que simplemente deseaste que mejor se haga un examen porque por culpa tuya posiblemente pueda morir! No me importaba tanto que iba a pasar conmigo, al fin y al cabo siempre he creído que morir es fácil... lo complicado es seguir viviendo. Mi vida… que haría ahora sabiendo que alguien le había quitado la cubierta al contador y que de acá en adelante seria consciente de que, como siempre, el tiempo seria prestado. A que dedicaría los años (sic) que me quedan... bueno ya sabia que pensionado no seria! probablemente anciano tampoco, pero, quiero seguir trabajando en lo mismo? Quiero que mi vida sea un mañana esperando que sea mejor que ayer? Estoy dispuesto a permitir que alguien me acompañe en este caminar a pesar del riesgo que para el eso representa? Mientras todo eso pasaba por mi mente, algo mas pasó y no se como me encontré fuera del edificio blanco de la Cruz Roja. Nadie notó las lágrimas en mis ojos que se mezclaron con la lluvia que caía.


P.D. GRACIAS A QUIENES LLEGADO ESTE PUNTO SE PREOCUPARON SINCERAMENTE. ESTE RELATO ES FRUTO DE LO QUE ESCRIBI CUANDO ESPERABA LOS RESULTADOS DE MI PRUEBA DE ELISA QUE, GRACIAS A DIOS, SALIO BIEN. SIN EMBARGO SIEMPRE CABE LA PREGUNTA.... QUE HUBIERA PASADO SI...? Este post esta dedicado con amor y respeto a Ivoire y a Yamir donde quiera que esten.

6 comentarios:

Adrián dijo...

Nunca habia sentido un post tan vivido como este ... me dejaste helado gato de angora ... pero creo que no has sido el único que se imagina mil cosas, se crea mil dimensiones al esperar el resultado ....

Mi última prueba fue en marzo, y no habian novedades, aún así, el conocer un poco de la enfermedad no es nada gratificante, y menos cuando lo combinas con la estadistica .... a veces me gustaría ser ignorante para poder vivir en paz ...

Merlín Púrpura dijo...

Qué hermoso post! Yo he vivido de cerca situaciones parecidas, como voluntario en una ONG dedicada a prevención del SIDA, en amigos que han resultado positivos, en otros que ya se han marchado y en mísmo, angustiado esperando un resultado (que ha sido negativo siempre).
Se aprende mucho, sobre todo a valorar la vida, a eliminar mitos (la muerte, el sexo y el pecado), a vivir más intensamente...
"La vida son dos días."
"LA VIDA ES UNA ENFERMEDAD MORTAL SEXUALMENTE TRANSMISIBLE."
Abrazos vivos

Akira dijo...

Usted siempre me hace llorar carajo!!!!!!!

Que angustia tan terrible, tengo un nudo en la garganta y una presión enorme en el pecho.

Monchis dijo...

Hola,

Ya me estabas asustando!!!

Saludos,

SiMon dijo...

Dios!! leí lo de "la prueba salío positiva..." y me devolví a leer desde el principio, que susto me has pegado, claro que leí el titulo y dije, ojala sea lo que estoy pensado.

gracias al cielo, no tienes nada, pero ya sabes que es lo que se siente si en caso tal contrayeras alguna enfermedad de este tipo, así que solo resta decirte que te cuides!! y suerte.

Milo Gasa dijo...

Muy interesante, muy bien contado. ¿Era la primera vez que te hacías la prueba?... porque es realmente la única que he sentido tanto miedo, las que vienen después son más fáciles de manejar.

Y si al final del camino la vida no te encuentra triunfante, que por lo menos te encuentre luchando!